Seguidores

Páginas vistas en total

lunes, 14 de abril de 2014

LA TRAGEDIA DE ABD-EL-AZIA



















LA TRAGEDIA DE ABD-EL-AZIA
(ROMANCE)


En el pueblo de suriana
un lugar casi olvidado,
vivía una reina mora
ajena de cualquier daño.

Corría por la montaña
a lomos de su caballo,
y vio cómo se acercaban
unos demonios armados.

Ella miraba tranquila
a los infieles cristianos,
sabía que era difícil
llegar hasta lo más alto.

Se sentía protegida
por un gran acantilado.
-no conseguirán subir-
-morirán por tal descaro-.

Pero un judío traidor
acompaño a los villanos
Hasta lo alto de la cima,
el vil traidor del lacayo.

Y así entraron de estampida
al pueblo aquellos paganos,
el exceso de confianza
la reina lo pagó caro.

Al verse sola y vencida,
cogió su caballo blanco
y se alejo de la villa,
gritando y llena de espanto.

Fue tanta su mala suerte,
que aquel que estuvo a su lado
ahora frenaba su huida,
que destino más ingrato.

vendó los ojos al potro
y le comentó llorando,
-¡Antes que esclava, la muerte!-
-que nos acoja ahí abajo-

No lo dudo ni un momento
y espoleó a su vasallo,
lanzándose al precipicio
de un impresionante salto.


Siurana fue el ultimo reino de Taifas musulman que resistio completamente aislado dentro del territorio de Catalunya , hasta ser conquistado en 1153.
Esta conquista debido a la dureza del sitio y a la larga resistencia se rodeo de gestas. Asi nacio la leyenda de la reina mora de Siurana


lunes, 7 de abril de 2014

QUE TENDRÁ DOÑA PELOTA

















QUE TENDRÁ DOÑA PELOTA
(Soneto Melódico)

Mis colores encierro a calicanto
si las cosas no van por buen camino,
mas si grita de rabia mi vecino
yo le enseño el pulgar y lo levanto.

Qué dichoso me siento, ¡si hasta canto!,
si el contrario protesta,el muy cretino,
mas si pierdo el partido me margino
y mi casa se vuelve un camposanto.

Me emociono al ganar algún trofeo
y si pierdo hago ver que no se nota,
pero aviso no acepto cachondeo.

Me domina el balón soy un idiota,
me traicionan los nervios cuando veo 
tantos tipos detrás de una pelota.

Ramón Bonachí