Seguidores

Páginas vistas en total

lunes, 28 de marzo de 2016

NÁUFRAGOS (Soneto)





NÁUFRAGOS (Figurado)

Te abocas a los brazos del olvido
dejando mis caricias a la espera
el amor que sembrara en primavera
se muere sin saber que ha sucedido.

Cansado de esperarte… me he rendido,
eres solo una mísera quimera,
que pena que a pesar de que te quiera
no me sienta a la vez por ti querido.

Cual náufragos apenas nos movemos 
en un mar de tristeza y agonía,
batimos ya sin ganas ambos remos.

Vivimos y morimos cada día,
y aquello que ganamos lo perdemos
sin saber el motivo todavía.


martes, 22 de marzo de 2016

LA VIDA EN MIS ZAPATOS (Coplas Manriqueñas)


LA VIDA EN MIS ZAPATOS (coplas Manriqueñas)

.
Desde el día en que naciera,
mis zapatos voy gastando
día a día,
y perderlos no quisiera 
pues con ellos sigo andando 
todavía.
.
Disfrutamos del presente,
y viajamos sin pasaje 
por el mundo.
Juntos miramos de frente
los colores de un paisaje
tremebundo.
.
Y vemos las amapolas
en la ladera de un monte
español,
y como rizan las olas
mas allá del horizonte,
bajo el Sol.
.
Poco a poco las pisadas,
serán solo  los bosquejos
de un camino,
y mis zapatos, jornadas,
o quizá vanos reflejos 
de un destino.

Fotografía y poema Ramón Bonachí.

lunes, 21 de marzo de 2016

CON LOS BRAZOS EN CRUZ (SONETO)



CON LOS BRAZOS EN CRUZ  

Tres clavos lo sostienen malherido
mientras sigue sangrando su corona,
El Calvario  parece ser la zona
donde debe morir el perseguido

Dejarán a su suerte al elegido
y a dos más custodiando su persona,
con los brazos en cruz Jesús menciona,
¡oh Señor ! solo tú me has entendido.

Triste historia relata la saeta,
anunciando de nuevo el sufrimiento
del que fuera en la cruz crucificado.

Yo no soy más que un mísero poeta
que sin fe ,me imagino aquel momento,
y en mis versos lo dejo reflejado.

Fotografía y poema, Ramon Bonachi.

lunes, 14 de marzo de 2016

CADA VEZ QUE LA MIRO (relato)
















CADA VEZ QUE LA MIRO
Ella, un día más se detiene frente a la ventana, aparta la cortina con delicadeza y mira al exterior pero más allá de aquella ventana, solo llueve. Permanece inmóvil con la cara recostada en el cristal,  es como si el recuerdo se hubiera apoderado de sus pensamientos, las gotas golpean los cristales sin lograr despertarla del trance, sus manos sostienen una rosa marchita, sin color, sin vida, y como un ritual... sus labios la besan con ternura, casi al instante, varias lagrimas  huyen del mar de sus ojos, buscan un lugar donde ir,  un rincón donde ocultarse, se deslizan por las mejillas del mismo modo que las gotas de lluvia en los cristales, hasta que al no encontrar a nadie que las atrape llegan al suelo y mueren.
La pena se mezcla con el vaho de su respiración y tras dibujar en el un corazón cierra de nuevo la cortina y se va; atrás las gotas de lluvia siguen golpeando con insistencia sobre un corazón dibujado.
Yo quisiera atrapar sus lagrimas, yo quisiera poder decirle cuanto la quiero, cada vez que la miro crece en mi la misma pena que crece en ella , cada vez que la miro mis lagrimas se pierden igual que  las suyas, pero hasta que no deje de llover en su alma, mi espíritu seguirá vagando descalzo por los guijarros de sus recuerdos.

Fotografía y poema: Ramon Bonachi​ 


Vídeo poema declamado


jueves, 10 de marzo de 2016

SILENCIO Y SOLEDAD (Tercetos encadenados)







SILENCIO Y SOLEDAD (Tercetos encadenados)

Un silencio absoluto que estremece
traerá la tristeza a mi persona,
la soledad seguro que aparece. 

Con las dos, mi paciencia me traiciona
y después me provoca desespero,
tu recuerdo y tu ausencia condiciona.

La soledad  presiona con esmero,
además se presenta sin permiso,
el silencio, parece más ligero.

Necesito que llegues , es preciso,
aturrullan mi vida y desesperan
se acomodan en mí sin previo aviso,
¡por lo tanto! que cuando llegues mueran.


Fotografía y poema:Ramon Bonachi.

miércoles, 9 de marzo de 2016

A LA MUJER POETA (Soneto Ingles)








A LA MUJER POETA (Soneto Ingles)

Bajo la luz liviana de un candil
me leí tus poemas uno a uno,
no fueron dos ni tres que fueron mil
y no quiero olvidarme de ninguno.

son tus versos un mundo de emociones
donde vaga desnudo el pensamiento,
son tus letras un mar de sensaciones
donde suele remar tu sentimiento.

¡Por los dioses!... no olvides de que existo
porque libo tu néctar cada día,
a dejar de leerte me resisto, 
se podría morir el alma mía.

Eres inspiración bella mujer
ya lo fuiste al momento de nacer.

Poema y fotografía : Ramón Bonachí

miércoles, 2 de marzo de 2016

CUARTETAS A VIVALDI











CUARTETAS A  VIVALDI


Se tiñe de verde el prado   
mientras la arboleda teje,     
las flores se han perfumado
y esperan algún hereje. 

Y los ríos se deshielan,
y las aves se enamoran, 
y las mariposas vuelan    
mientras sus alas decoran.

El verano hace su entrada
grande y fuerte cual gigante,  
y la sombra es bien hallada 
si el calor es asfixiante.

De noche un poco de fresco
quizá llegue por fortuna,
mientras buscan parentesco  
las estrellas y la luna.              

Las hojas quieren jugar   
al famoso pilla pilla,         
se las ve incluso bailar
todas juntas en cuadrilla. 

La pradera es un decoro
Todo es rojo y amarillo,
solo a veces algún toro
asoma entre tanto brillo.

La noche vuelve salvaje
a lomos de un viento huraño,
si no tienes buen plumaje
hasta la nieve hace daño.

Se acorta de nuevo el día 
y el frío parece eterno,
solo alguna poesía 
nacerá del crudo invierno. 




ESA NADA QUE ME QUEDA



Nada es nada
si no queda nada,
nada queda 
si no queda nada
de nada,
Si te quedas sin nada 
es que nada queda
o lo que es lo mismo 
no queda nada
cuando nada queda.
Por tu culpa
perdí mis ojos, mi alma, lo perdí todo
y para ese pecado no hay castigo
suficiente, ni ningún remedio
que me devuelva el amor perdido
Ni el espejo me refleja,
no soy nada; 
cuando me haya muerto 
líbrame tan solo 
de esa nada que me queda.