Seguidores

Páginas vistas en total

viernes, 22 de abril de 2016

CADA VEZ QUE DECIDE AMANECER ( Décimas Heroicas y bucólicas )










CADA VEZ QUE DECIDE AMANECER (Décimas Heroicas)

Cada vez que decide amanecer
todo en mí se rodea de ternura,
y la paz que a mi lado es limpia y pura
la disfruto, la veo florecer .
En el monte las rocas suelen ser
de mármol cuando el sol las acalora,
el jilguero con voz arrolladora
vuela libre y saluda al nuevo día,
es tan grato sentir su melodía
que el reloj inclusive se demora. 

Ni el silencio se atreve a molestarse, 
solo el agua susurra en el torrente,
ni siquiera este cielo es diferente
cuando suelen las nubes violentarse.
Y la ermita, que nunca osó quejarse 
sigue estando por Dios bien abrigada,
bien abierta parece estar la entrada
esperando que llegue el peregrino,
rodeada de paz y de algún pino
solo está por la sierra acompañada.

El ocaso se asoma con firmeza 
y me anuncia la pronta recogida,
la luna sale siempre sumergida
en um halo de clásica tristeza.
El caracol levanta la cabeza
y va en busca del grillo cuando canta,
la negra oscuridad al fin se implanta 
y esconde sin piedad las cosas bellas,
mas la radiante luz de las Estrellas
otra vez mis placeres agiganta.


viernes, 8 de abril de 2016

MI CASITA DE CHOCOLATE (Octava Real , Fábula Moral)





MI CASITA DE CHOCOLATE  ( Octava real , Fábula moral) 

Yo tenía una casa muy hermosa,
de azúcar caramelo y mantequilla
mas yo soy testaruda y caprichosa
y decidí comerme alguna silla.
Una silla tampoco era gran cosa
quedaban otras tres ¡que maravilla!
Acabé con las cuatro sin dudar
y me dije,no debo continuar.

Mas no quise pensar con la cabeza
y acabé devorando hasta el tejado
ahora estoy sumida en la tristeza
¡ay de mi!  sin casita me he quedado.
No dejé  ni siquiera una cereza
del pastel que me habían regalado
Este cuento escucharlo te conviene
y recuerda el que guarda siempre tiene.

Poema : Ramón Bonachi.

domingo, 3 de abril de 2016

A LA SAETA DE MACHADO



Hoy quisiera yo cantar,
simplemente a mi manera
al que me mira sereno,
y quitarle al fin los clavos
a Jesus, el nazareno.

Oh, mi Triana quiere ver ,
al Cristo de las caídas,
quiere curar sus heridas
cuando se vuelva a caer.

Que salgan al exterior
saetas de la garganta,
en cada Semana Santa
para aliviar su dolor.

Eres tú mi Andalucía,
sombra y luz,
la que llora la agonía
del que vive en una cruz.

Hoy cantare mi canción
solo al Cristo que yo quiero,
al que guía mi velero,
al que esta en mi corazón.