Seguidores

Páginas vistas en total

martes, 8 de septiembre de 2015

HISTORIAS DE MANHATTAN ( relato cap,1)




HISTORIAS DE MANHATTAN ( Relatos cortos )

Historias de Manhattan, son una serie de pequeños relatos o aventuras ficticias que se desarrollan prácticamente todas en un pub ( The Hunter ) Casi todo se desenvuelve alrededor de dos personajes John , un detective venido a menos y Raimon, un joven inexperto recién llegado a la ciudad.
Intento emular a las historias de Savoy de Jose Luis Alvite , pero a mi manera , de momento solo tengo dos cortos espero si la musas me ayudan poner alguno más. También quiero pedir disculpas por las faltas de ortografía que puedan haber y con gusto rectificaré si se me comenta.

                                                   INTRODUCCIÓN :
Soy Raimon Sugar Brown, tengo 23 años y  llegué a Manhattan hace cosa de un mes procedo de una granja situada en las  afueras de Alfort  un pequeño pueblo del estado de Kansas, abandoné las labores de granjero con intención de abrirme camino en esta ciudad y tras trabajar unos días en un restaurante de friegaplatos conseguí un empleo en una empresa de construcción, de momento mi vida transcurre sin pena ni gloria, soy un autentico desconocido en una gran ciudad , la única válvula de escape que tengo es un pequeño pub cerca de la pensión donde vivo y al que visito cuando salgo de trabajas, allí, en un recinto reducido de personas es mas fácil hacer  amigos  ,siempre hay alguien con ganas de hablar, de momento es el mejor lugar para quitarse el estrés y la soledad del recién llegado. Espero que poco a poco las cosas vayan mejorando de momento tengo para vivir y disfrutar de una cerveza en The Hunter (La Guarida).

                                                               CAPITULO 1

John es un detective que parece tener su oficina en el local de Peter, (un pub situado en un triste barrio de Manhattan ) , lo digo porque sea a la hora que sea siempre lo encuentro sentado al final de la barra fumando un pitillo y bebiendo su martini dry
--¡ Hey, muchacho!, me grita desde el fondo
-- Me llamo John ,  anda vente para acá,invítame una copa y cuéntame lo que te sucedió ayer jajajaja,
Me abro paso entre la multitud que hay en la barra, me siento a su lado y tras presentarme y darle la mano llamo al barman, 
-- Por favor ,sírvele otro martini al caballero , invito yo.
Mientras sirve el martini, noto como el barman ríe y mueve la cabeza de un lado para otro en alusión a lo que me sucedió ayer noche.
John coge el vaso y tras pegarle un buen trago me dice
-- ¡venga muchacho, cuéntame que te pasó!, todas las noches aquí y una que no vengo, me pierdo el espectáculo jajaja.
-- Parece mentira que me ocurran estas cosas John, ¡pues nada!, entré de la misma manera que lo hago siempre ,a tomarme la cervecera de cada noche y a los pocos minutos noté que alguien me tocaba el hombro , al girarme, me encontré con una morena despampanante, bien dotada de los pies a la cabeza, y me dijo 
--¿tienes fuego?,-a lo que conteste,
-- para ti lo que quieras preciosa.
-- Me llamo Brigitte, 
-- es un placer Brigitte ,yo, Raimon conteste; tras darle fuego, me preguntó si estaba solo, a lo que respondí
-- ¡si claro!, acto seguido me dijo,
--  te importa si me siento un rato a tu lado, estoy sola y muerta de aburrimiento,.
Amigo yo creí que me había tocado la lotería , me dije a mi mismo 
-- ¡ la barra llena de tíos y ella me elige a mí... menuda suerte!.
Aquella preciosidad empezó ha hablarme de sus cosas ,yo a cada calada que le daba a su cigarro me imaginaba un sinfín de cosas más, mientras, al fondo de la barra, el barman parecía querer decirme algo pero yo…yo solo me preocupaba de aquellos labios rojos que me hacían soñar despierto.
Al poco rato me dijo si me apetecía bailar un poco, como yo andaba loco por rozarme con aquel cuerpo no tarde ni un segundo en levantarme del taburete y acceder a sus deseos.
-- Creo saber de quien hablas muchacho pero ¡sigue sigue! e invítame a otro martini que quiero saber que pasó aunque ya me lo imagino jajaja.
Esta vez el barman sirve el martini pero en lugar de largarse, se pone a limpiar vasos delante nuestro, parece curioso por saber como acabó todo.
-- ¡John!...Brigitte empezó de pronto a ponerse muy cariñosa y yo empecé a serlo también con ella, la cosa se fue calentando de tal manera que al final le propuse irnos a un lugar más apropiado para los dos, ella me dijo, 
-- voy al lavabo un momento y nos vamos a mi apartamento, yo vivo muy cerca de aquí.
Yo también aproveché el momento para soltar la cerveza que me había bebido.
Al salir me fui directamente a la barra para pagar las consumiciones pero al meter la mano al bolsillo de atrás me di cuenta que me faltaba la cartera, volví al lavabo por si se me había caído allí y nada , a lo que decidí esperar en la barra y pensar que hacer cuando saliera Brigitte.
A medida que iban pasando los minutos me iba impacientando, aquella mujer tardaba demasiado, así que decidí ir al lavabo a ver que pasaba.
¡Menuda sorpresa!, allí solo había una peluca morena y una tarjeta al lado que ponía.
--¡ GRACIAS POR LA PASTA PANOLI!
--Mi querido amigo, (interumpe  el barman) esa moza no se llama Brigitte , se llama Úrsula y es una carterista profesional, yo intenté varias veces decírselo pero usted no me hizo ni puñetero caso.
-- Jajajaja,  bueno Raimon gracias por las copas muchacho , tengo que irme que mañana tengo un nuevo caso, gracias por los martinis, ha sido un placer .
--  de nada John el placer ha sido mío,buenas noches.
La sorpresa mayúscula me la llevo cuando al quedar solo, me comenta el barman,
-- amigo ¿le puedo contar algo, y que quede entre los dos ?, 
-- claro que si ,le contesto, 
-- ¿sabe usted porque movía la cabeza hace un rato?,
-- supongo que por lo de ayer , el se ríe de nuevo y me responde, 
-- ¡no hombre no!, Lo hice porque mientras narraba su desliz con la morena, le estaba pagando los martinis a su macarra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario