Seguidores

Páginas vistas en total

lunes, 27 de noviembre de 2017

Ni quejas ni lamentos (Soneto)



Vierte la muerte clavos en mi palma,
y me llena de sangre roja el luto,
no la llamé , ¡pardiez no la disfruto!,
su oscura y negra capa me desalma.

De nada servirá perder la calma,   
tampoco servirá ser más astuto,
la parca sin piedad pide tributo
y quiere de gabela solo el alma.

Pretende ya besar mis secos labios,
que sepa que no temo perecer,
si muero también mueren mis agravios.

Ni quejas ni lamentos debo hacer,
que dicen las  palabras de los sabios 
que mueres al instante de nacer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario